Nuestro edificio tiene varias razones para mantenerlo en buen estado.

Nuestro edificio tiene varias razones para mantenerlo en buen estado.

Un edificio o conjunto de viviendas con sus zonas e instalaciones comunes debe usarse y mantenerse en forma adecuadamente, de manera que cumpla las funciones para las que está construido: alojar a sus propietarios o usuarios, dándoles confort y seguridad durante la vida útil para la que ha sido diseñado y esto solo puede conseguirse con un mantenimiento adecuado mediante las inspecciones, trabajos preventivos y adecuaciones que sean precisas.


Las razones por las que un edificio debe mantenerse en forma son varias:


- Razones legales: Existen leyes y normativas de carácter local, regional y nacional que son de aplicación a las viviendas y edificios.


Estas normativas pueden ser de obligado cumplimiento para garantizar el buen funcionamiento y evitar sanciones o cese en el servicio o suministro de las instalaciones o simplemente recomendadas para prevenir averías o mal funcionamiento.


- Razones de confort o seguridad: Todas aquellas actuaciones que mediante el mantenimiento, sustitución, adecuación o reforma mantienen o mejoran las características del edificio, haciéndolo, si es posible, más confortable y seguro.


Sin una adecuada inspección y mantenimiento, elementos o instalaciones del edificio pierden sus características por envejecimiento, mal uso o incidencias, con lo que el confort de la vivienda o edificio se reduce.


Podemos hablar también de patologías estructurales, que están directamente relacionadas con la seguridad, o patologías de la envolvente del edificio o sistemas de suministro y evacuación, que afectan a la salubridad.


- Razones económicas: Son aquellas que nos permiten a través de diversas actuaciones conseguir un ahorro en la gestión del edificio.


La sustitución de un elemento o sistema por otro de una tecnología más moderna, consigue de una manera inmediata una mejora en el confort y un ahorro a medio o largo plazo.


- Otras razones: En otros casos, las nuevas necesidades de los usuarios, a veces recogidas en normativas de reciente promulgación, en base a sensibilidades relacionadas con el medio ambiente o la accesibilidad, reclaman intervenciones que las satisfagan.


La reducción de las emisiones de CO2 o la dotación de una accesibilidad para personas con movilidad reducida son dos claros ejemplos de esto.


Las mejoras tecnológicas de los materiales o sistemas, la modificación de la legislación o la obsolescencia de los equipos o instalaciones, aconsejan realizar actuaciones encaminadas a lograr una adecuación a las nuevas necesidades de los propietarios.


Desde residencial Nautilus os animamos a llevar un mantenimiento de vuestro nuevos edificio que os permita disfrutar de sus magnificas isntalaciones durante una laga vida

Tags:

edificio nuevo,mantenimiento de edificios,Residencial Nautilus,vivienda nueva,mantenimiento de urbanizaciones